Loading...

domingo, 8 de mayo de 2011

15 IDEAS PARA UN PELO EXPLENDIDO

Aquí os dejo unos pequeños gestos que suponen una gran diferencia en el brillo y fuerza del cabello.

1.- CEPILLAR 100 VECES, ¡NO, GRACIAS!. Un buen cepillado contribuye a estimular la microcirculación y eliminar residuos del cabello, pero con hacerlo un par de veces al día basta y sobra. Si se cepilla en exceso, se aumenta el peligro de rotura del cabello, especialmente si el pelo se enreda con facilidad, es muy fino o está fragilizado.

2.- EL AGUA DEL LAVADO ¡SIEMPRE TEMPLADA! A la hora de aplicar el champú, la temperatura del agua es importante. Si está fría no logrará eliminar la grasa. Pero si está demasiado caliente, alterará el equilibrio del cuero cabelludo. La solución es optar por un perfecto término medio de agua tibia.

3.- Y AL ACLARAR, ¡BIEN FRIA! Aunque dé pereza y hasta frío, nada como acabar el último aclarado con un chorro de agua bién fría, y con el chorro de agua de arriba a abajo. Es la mejor forma de cerrar la cutícula, sellarla y aumentar el brillo al instante.

4.- A GRANDES ENREDOS, GRANDES ACONDICIONADORES. El cabello muy fino, o muy seco, que se enreda con facilidad, encuentra su aliado natural en el acondicionador. No sólo en su uso frecuente, sino a la hora de peinarlo. En vez de hacerlo tras lavar y aclarar, nada como aprovechar su tiempo de aplicación para desenredar el pelo. ¿El secreto? Emulsionar e ir añadiendo agua poco a poco mientras se desenreda.

5.- AISLANTE PARA EL PELO. En este tiempo en que la moda apuesta por planchas, tenacillas y secador, usar un protector termal debería ser un must para cualquier mujer que desee mantener la salud de su pelo. ¿La razón? Estos productos crean una capa protectora que envuelve la fibra capilar y actúa como aislante frente al calor, resguardando el interior del cabello.

6.- CABELLO MOJADO = PELO FRAGIL. La razón por la que uñas y durezas se ablandan y la piel se arruga al pasar mucho tiempo sumergido es que el agua debilita los enlaces de las proteinas que las conforman. Con el pelo pasa lo mismo. La humedad fragiliza los puentes de queratina y, con ello, la integridad del pelo. Peinado agresivo, coletas o trenzas, ¡ mejor sobre pelo seco!.

7.- DIRECCION PROHIBIDA. Al usar el secador, siempre hay que dirigir el chorro de aire de arriba a abajo, nunca de frente ni de abajo hacia arriba. Cuando está en dirección descendente y vertical se sella la cutícula, y con ello, se aumenta el brillo.

8.- EL SECRETO DEL MASAJE. Con las yemas de los dedos, con gestos rotatorios, con presión media y cubriendo toda la superficie del cuero cabelludo: este es el masaje perfecto en el cráneo, que mejorará la circulación y, con ello, el aporte de nutrientes al bulbo piloso. Y, encima, ¡es un placer!

9.- ¿SIN BRILLO? OJO CON LA DIETA. Las dietas extremas, sobre todo aquellas muy pobres en grasa, pueden alterar el cabello y causar problemas de caída y falta de brillo. Conviene asegurarse una dieta rica en ácidos grasos esenciales, como Omega 3 y Omega 6 (presentes en los frutos secos, el sésamo y el pescado azul), así como zinc (en nueces) y vitamina A, que se encuentra en zanahorias y espinacas.

10.- EL ESTRES NOS DEJA CALVAS. Los casos de alopecia femenina se están disparando, y el estrés es uno de los principales culpables. Este transtorno dispara los niveles de determinadas hormonas, como la testosterona y el cortisol, que pueden provocar que patologías antes consideradas exclusivamente masculinas, como la alopecia androgenética, se den también en mujeres. ¡Una razón más para tomarse la vida con calma!

11.- A CONTRAPELO. Un truco tan sencillo como eficaz para conseguir más volumen y para que, además, el pelo dure más tiempo limpio es secar el cabello en dirección contraria al nacimiento. No sólo poniendo la cabeza boca abajo, un truco tan tan antiguo como eficaz, sino también llevándolo de un lado a otro, lo que levanta la raíz.

12.- ¿PEINAR? ¡SOLO AL FINAL! La rutina ideal de secado consiste en eliminar el 80 por 100 de la humedad con el secador a una temperatura media, y únicamente al acabar, con el cabello casi seco, pasar a dar forma con el cepillo. ¿El toque final? Fijar el estilo con aire frío, que ccontribuye a que el peinado dure más.

 13.- ¿PLANCHA? DESPACITO Y CON BUENA LETRA. Uno de los trucos para conseguir que el pelo quede realmente liso usando la plancha es trabajarlo mediante mechones finos, empezando por las capas inferiores y ascendiendo progresivamente hacia las capas superiores.

14.- CALOR, SOLO EN LA JUSTA MEDIDA. Aunque por tiempo y prisa, sintamos la tentación de usar siempre secador o plancha a su máxima temperatura, es mejor ajustarla al grosos del pelo. El cabello más fuerte y grueso resiste bien el calor, por lo que permite usar los aparatos de peinado a su máxima potencia. En cambio, el cabello fino requiere mano suave y hay que ajustarlos a una temperatura media o incluso baja.

15.- CUIDADO: ¡NO HAGAS HERVIR TU PELO!. Es importantísimo que tanto planchas como tenacillas se utilicen siempre sobre cabello absolutamente seco. Si quedara agua en el interior del cabello, las altas temperaturas que alcanzan estas herramientas (de 180 a 220 grados) pueden hacer que ese agua llegue a hervir y rompa el cabello desde el interior.


¡Ahora a disfrutar con un  buen peinado!

Eva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu Sugerencia o Comentario.
Muchas Gracias.